La República de Nazario

19 abril 2009

Como en años anteriores, La Carátula se ha adherido a los actos conmemorativos de la proclamación de la II República Española.

Este año, además, nos ha llegado un texto del dramaturgo venezolano Oswaldo Camacaro, que estuvo con nostros hace años dirigiendo a La Caràtula Jove en una versión muy interesante del “Ubu Rey.

Éste el el texto que nos ha enviado:

“…creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable,
creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,
creo en la cualidad aérea del ser humano”

Credo, de AQUILES NAZOA

 

 

Dicen, los que saben decir cosas sabias, que hay varias formas de aprender, pero las mejores son viajando por el mundo o viajando a través de un libro. Yo no he viajado tanto y por consiguiente, no soy “tan aprendido”, pero he aprendido a conocer y querer lo poco que se. En unos de esos viajes que hice, hace ya años, conocí una persona que parecía más bien un personaje de esos que se eternizan, que bien podría ser de Shakespeare,  Unamuno o Cabrujas, de esos que viven con pasión, que nos enseñan desde su silencio a amar y ser un poco más humanos, a darnos, a arriesgarnos a perder, a disfrutar incluso la hora mas triste de la tarde, a saborear un café mientras se habla de los sueños. Y a esa persona la admiré con sinceridad y casi devoción, admiré y envidié su juventud a pesar que estaba pasando los ochenta años, admiré su valentía y capacidad de lucha, con él aprendí y comprendí desde otro punto de vista el valor de su sueño, que para nosotros, los de este lado del continente era obvio, básico, y por consiguiente tácito, con él y por él, aprendí a valorar eso que sólo se hablaba en las escuelas primarias como una fastidiosa clase de historia; me refiero al valor de La República.

De eso hace ya años, pero desde esa vez, y casi de manera inconsciente, llamo para saber sobre las celebraciones anuales, y sobre todo sobre la famosa comida de La República. Don Nazario, el compatriota, así le decía yo a veces, aún esta fresco, peleando a través de nosotros, con y junto a nosotros, él sigue de pie, entero, absoluto. El compatriota Nazario González Monteagudo no nos ha legado nada, pues se hereda sólo de los muertos y un hombre de su entereza, de su vigor no puede morir, él sigue alentándonos, orientándonos con su convicción intacta de lucha, a seguir tras los caminos que nos harán más humanos y más cercanos. Y citando a Donne, “ nadie es una isla, completo en si mismo, cada hombre es un pedazo del continente”,  para  Nazario habría que decir: él es un pedazo de la República que da fuerza a cada latido de nuestros corazones.

¡Que Viva la República!

 

Oswaldo Camacaro

 

9 comentarios to “La República de Nazario”

  1. Venezuelarra said

    Felicidades Oswaldo,
    el texto es precioso, sentido y comprometido.
    Yo también conocí a ese gran hombre, y cuando leí tu discurso sentí que mis sentimientos hacia él estaban expresados con exactitud.
    Eres maravilloso!

  2. mundodede said

    Gracias, Oswaldo. Te mando un gran abrazo.
    Andrés

  3. oswaldo camacaro said

    A veces, el destino nos alcanza en sitios inesperados, el llega cansado y nosotros -que tambien hemos huido- nos entregamos, casi, solo casi, como cuando uno se entrega en un beso. A mi el destino hace años me atrapo en España, en esa españa que vive, jadea -bonita palabra ¿No?- en los sueños, en una pasion lejana. Por eso hablé y hablo de Nazario con admiración y un profundo amor. Pues no sólo fue y es un gran hombre sino además que es el padre de mi hermanomenor, el-mi-muy-mas querido hermano. ¡Y Ole!

  4. lacaratula4 said

    Gracias, hermanomayor…
    Olé por ti. Usted sí que sabe.
    Nos vemos pronto, y seguiremos con la charla iniciada hace años.

  5. mundodede said

    Me encantaría estar ahí, con los dos.

  6. oswaldocamacaro said

    Andres, andrès, me gusta mucho tu blog, me gusta tu escritura suave y firme, me gustaria leer ese libro de poemas-novelas que publicaste y que NADIE me ha enviado, sigue asi, y bueno, vente, te esperamos aqui, entre playas y zancudos, entre rones y risas,
    un abrazote, guapo

  7. mundodede said

    Todavía no se ha publicado ese libro, Oswaldo.
    Ahora voy a darme una vuelta por Colombia pero a Venezuela quiero volver un día de estos…
    Un abrazo.

  8. lacaratula4 said

    ¡Qué bueno!
    Me da mucho gusto que un texto de Oswaldo que se refiere a la república “de Nazario”, esté produciendo este encuentro dialéctico.
    A ver si más lectores se animan a participar enviando comentarios.
    Yo estoy sorprendido, pero hoy ha habido 32 entradas.
    Bueno, aquí espero.
    De momento: Vixca el Barça!

  9. oswaldocamacaro said

    Hermanomenormio: le he dejado un comentari al andres,, de verdad que me gusta mucho su escritura, yo casi no he hablado con él pero siento que es una persona muy sensible y muy sincero en lo que escribe, eso me gusta y mucho. deberias auparlo a ver si publica en fisico, Tratare de estar antes, pa lo del tren, sino ya tui me contaras.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: