El  palomar de las cartas

 

O

 

Miguel Hernández

y Josefina Manresa

vistos por

Maracaibo Teatro

Escudriñar en las vidas de Miguel y Josefina es una experiencia sublime, pero muy dolorosa. Es contemplar ante ti, espectador impotente de la tragedia provocada, un desenlace inevitable, porque así lo quisieron las hordas fascistas de la incivil Guerra de España y lo permitieron los aliados de la Segunda Guerra Mundial.

Ver cómo se acerca el fatídico fin del personaje es dejarte atado a tu butaca de teatro, porque no puedes saltar a escena y detener la acción, cambiarla, para devolvernos a ese Miguel amoroso, juvenil, tierno, fuerte, entusiasta y justo, que también aparece en el espectáculo y nos muestra especialmente a un Miguel Hernández lleno de esperanza, de alegría y de libertad.

Lo novedoso de la propuesta de Maracaibo Teatro es que parten de la figura de Josefina Manresa, que conversa con el poeta después de su muerte, en un juego onírico guiado por un personaje mágico, una especie de duende omnipresente que lo domina todo, incluso la actuación en escena de dos músicos.

Precisamente, la presencia del personaje-duende y la ejecución en directo de esos músicos le dan a la puesta en escena un marcado carácter distanciador, incluso brechtiano,  que se ve equilibrado por la ensoñación y los aspectos trágicos, que en algún momento están muy cerca de lo que Antonin Artaud llamaba “El teatro de la crueldad”; para entendernos: un teatro que llama a nuestra conciencia, por un lado, y visceral y riguroso, por otro.

El poema que da título al espectáculo, evoca el sin fin de correspondencia escrita por Miguel para Josefina y que conforma el grueso del texto, aunque, claro, hay poemas dichos y poemas cantados, ambos en directo, aunque también hay algún pequeño texto dicho en off. Cristina Maciá, que también ella introduce algún texto suyo, ha seleccionado y adaptado, además, algunos fragmentos del libro de Josefina Manresa Recuerdos de la viuda de Miguel Hernández.

Las interpretaciones de Cristina Maciá (Josefina Manresa) y Xavi Rico (Miguel Hernández) llegan al público con la retención y emotividad necesarias, justas. Son creíbles y atrapan, tanto en los momentos cómicos –que los hay-, como en los trágicos. Cristina añade a su talento de actriz su condición de bailarina, lo que le agrega un plus al espectáculo. Xavi Rico es un sólido actor con una larga trayectoria, que, en este caso, imprime a su personaje un sello particular de contención y mesura. Juan Carlos García, el “ duende”, es un actor versátil que le imprime buen ritmo al espectáculo.

Los músicos Javier Baeza, también cantante de los poemas, y David Herrington, siempre en escena, con Ángel Alfosea en los arreglos, dan su versión particular de las hermosas canciones compuestas por Jorge Gavaldá.

La iluminación de Juanjo Llorens, llena de poesía y de eficacia, y la escenografía móvil de Wenceslao Pérez, pero sobre todo ese potente árbol con el que volvimos todos “a mi huerto y a mi higuera”.

Cristina Maciá sabe siempre rodearse de un buen equipo, que le permite dirigir el espectáculo con su maestría habitual, llenándolo de imágenes que parten de lo cotidiano a lo sublime.

No puedo terminar esta crónica sin hacer mención de mi personal inmersión en el mundo vital y poético de Miguel Hernández, junto a la propia Cristina Maciá, a José Manuel Garzón, Hebe Rosell –luego Mayge Torrent-, en la búsqueda de textos y en la interpretación, para aquel montaje de La Carátula que titulamos Imagen de tu huella, cuyo soporte musical fueron las partituras de Jorge Gavaldá; la escenografía e iluminación de Nazario González, y donde contamos con la extraordinaria colaboración de nuestro querido Paco Rabal, que puso su voz a distintos textos y poemas. Un espectáculo que sirvió para conmemorar el cincuentenario de la muerte del poeta en 1992 y que empezaba como termina este hermoso y emocionante Palomar de las cartas:

Quise ser… ¿Para qué? …Quise llegar gozoso

al centro de la esfera de todo lo que existe.

Quise llevar la risa como lo más hermoso.

He muerto sonriendo serenamente triste.

Antonio González Beltrán

(Este espectáculo se estrenó el 10 de octubre de 2009 en el Centre de Cultura Contemporania d’Elx L’ESCORXADOR.)

Ana Torrellas

Ana Torrellas1

Unipersonales adultos

Entre los misterios gozosos y los dolorosos

Entre los misterios… es una especie de anecdotario en donde el humor y el drama se entremezclan para hilar las historias que se cuentan. Éstas son tomadas de la vida contemporánea, en donde pareciera que nada nos sorprende y que todo se ha probado, sin embargo, cuando recostamos la cabeza en la almohada y nos quedamos mirando los toros desde la barrera, nos damos cuenta que en realidad, cada cual en su momento, sí que ha transitado por entre los misterios gozosos y los dolorosos, nos guste o no.

Siéntanse aludidos

Es un unipersonal para el cual se han tomado historias de la literatura universal en donde se reflejan situaciones posibles a ser vividas por cualquier persona. Circunstancias expuestas, tal vez, con un tono exagerado, ¿pero acaso la vida “real”, en ocasiones, no se nos presenta desmesurada?… En esta ocasión, Ana Torrellas pretende tomar el humor sarcástico del realismo mágico latinoamericano de Jairo Aníbal Niño (Colombia), Ángeles Mastreta (México), Mónica Montañés y Nilda Sarmiento (Venezuela) combinándolo con la áspera desnudez que hace Rosa Montero de la realidad española.

Ambos espectáculos se han presentado en festivales internacionales de la oralidad de Venezuela, México, Colombia y España.

Necesidades técnicas: Escenario, plataforma o espacio al aire libre: 5m. de ancho x 4m. de fondo (medidas aproximadas). Equipo de iluminación. Equipo de sonido: en caso de que el espacio lo requiera con micrófono inalámbrico de solapa.

 

Espectáculos Infantiles:

Desde allende los mares

Aunque ya se ha dicho muchas veces la actividad de escuchar cuentos es una de las más escogidas por los seres humanos a cualquier edad, pero qué rico se siente uno cuando le cuentan de cerca, con ese calor de los míticos cuentos de una abuela rodeada por sus nietos; pues de eso se trata, de contar cuentos a los bebés muy cerca de ellos, haciéndoles participar ya sea bailando, cantando o acariciando a una marioneta. Desde allende los mares es un unipersonal en donde la actriz Ana Torrellas se presenta con un personaje narrador que hace que los niños/as se paseen entre la imaginación, los sentimientos y la expresión.

Este espectáculo ha sido presentado en festivales de narración oral de Venezuela, en las bibliotecas: Sant Joan de Alicante, en la ludoteca de Calahorra (Rioja), en la bebeteca del Centro de Educación Infantil Diamela en Coslada-Madrid.

Necesidades técnicas: Espacio escénico que permita la cercanía del público con la actriz: espacios abiertos en bibliotecas, bebetecas, gimnasios, aulas, escenarios, jardines, parques, entre otros. Preferentemente suelo de madera o con moqueta/alfombra.

Senticuentos

 Los sentimientos no son buenos ni malos, son eso, sentimientos, que nos acompañan desde antes de nacer hasta que dejamos de hacerlo… La rabia, el miedo, la alegría y la tristeza, en sus diversos matices, son presentados en una fina urdimbre de historias de escritores argentinos, brasileños, españoles, japoneses y venezolanos. Todo esto para conseguir desmitificar que la rabia es destructiva, que el miedo implica cobardía, que la tristeza te enferma y que el único sentimiento positivo es la alegría. Senticuentos les presenta a los niños/as, y a los que ya no lo son, alternativas innovadoras a la hora de expresar las emociones. Espectáculo dirigido especialmente a escolares de infantil y primaria.

Necesidades técnicas: Espacio escénico: espacios abiertos en bibliotecas, gimnasios, aulas, jardines, parques y salones de actos o teatros, entre otros. Equipo de iluminación. Equipo de sonido: en caso de que el espacio lo requiera con micrófono inalámbrico de solapa.

El hada mariposa

Hada Mariposa

Espectáculo orientado para niños menores de diez años, en donde el personaje principal es un hada distraída y pizpireta a quien se le congelaron las alas y no puede volar… por lo que agotará todos los recursos para poder salir del atolladero donde se ha metido y así poder volver a volar, para ello utiliza sortilegios, el baile, el juego y por supuesto los cuentos…

Este trabajo ha participado en el XXV Festival Internacional de Teatro de Oriente, Barcelona (Venezuela), el Festival Internacional de la Oralidad de Elche, Sala La Carreta (Elche), Sala El Ring (Alicante) y otros lugares teatrales.

Necesidades técnicas: Espacio escénico: espacios abiertos en bibliotecas, bebeteca, gimnasios, aulas, escenarios, jardines, parques, entre otros. Equipo de iluminación. Equipo de sonido para reproducción de música con micrófono inalámbrico de solapa.

 

Antonio González Beltrán

 Antonio González.jpg4

Con acento mediterráneo

 

Un espectáculo lleno de magia, de ternura, de fuerza y de humor, basado en textos indiscutibles de la literatura española y latinoamericana, de autores que van desde el Arcipreste de Hita a Edgard Neville (España), pasando por Jairo Anibal Niño y Gabriel García Márquez (Colombia), Ángeles Mastreta (México), o Eduardo Galeano y Mario Benedetti (Uruguay), para terminar con una rondalla de la tradición oral ilicitana, recogida en el campo de Elche.

La Carátula ha recorrido con este montaje España, Francia, EE.UU. de Norteamérica, Argelia, México, Cuba, Argentina, Colombia y Venezuela, donde recientemente ha recibido el homenaje del Festival Internacional de la Oralidad de Barquisimeto.

 

Necesidades técnicas:

Escenario o plataforma de 6 m. X 5 m.

Equipo de iluminación.

Equipo de sonido. En caso de que el espacio lo requiera, micrófono inalámbrico de solapa.

***************

 3 monólogos 3

3 textos, 3 autores

  

obras de

 

Francisco  García Pavón

Alberto Miralles

y

Francisco Nieva 

3 monólogos 3 : 3 textos, 3 autores ofrece, además, 3 estilos distintos, 3 maneras de ver el mundo, de mostrarlo. 3 puntos de vista que demandan también otras tantas maneras de interpretarlos, de representarlos, lo que exige técnicas diversas.

Desde la narración oral para García Pavón, habrá que pasar a la actuación realista, que no naturalista, en el caso de Alberto Miralles y, desde ahí, a la ensoñación onírica y plástica para Francisco Nieva.

El entierro del ciego es el texto elegido de Francisco García Pavón, que forma parte de sus Cuentos republicanos, es decir de sus recuerdos adolescentes de la Segunda República española en su Tomelloso natal. Aparecen tipos variopintos populares llenos de poesía, de vitalidad y trascendencia, a través de un lenguaje puro, enraizado en la tierra, pintoresco y expresivo. Literatura “tradicional” pero no arcaizante, donde está vivo el humor irónico.

César, es necesario que hablemos, de Alberto Miralles, que, desde las técnicas características del teatro breve, condensado, nos plantea una obra llena de contenidos que le sirven para reflexionar sobre la monotonía de la vida conyugal, la rutina, pero también nos habla del miedo a la soledad, al desamor, a la pérdida de nuestros puntos de referencia para seguir viviendo. Es también una declaración de amor. César es un desquiciado y eso hace que todos esos temas cobren una especial cualidad vistos a través suyo: humor a través de un personaje. 

 

El dragón líquido es un “monólogo perverso” de Francisco Nieva, incluido en su Centón de Teatro. Perversión y sexo, vistos como juego teatral, utilizados para provocar y divertir, para quebrar las formas hipócritas de la apariencia y romper con los tabúes que la encorsetan. Es un texto que anuncia ya otros desarrollos de su teatro en esta dirección. Nieva es también un arriesgado escenógrafo y nos inspira en sus acotaciones visualizaciones escénicas llenas de plasticidad.

 

 

En su conjunto, un arriesgado ejercicio teatral muy tentador, lleno de humor y de poesía; de observación inteligente de la vida desde tres ángulos muy dispares, pero complementarios.

Es cuestión de ver y escuchar, de disfrutarlo.

 

3 monólogos 3

3 monólogos 3

3 autores, 3 textos

 

Reparto

 

Antonio González Beltrán

 100_3379

Con la colaboración de

 

Ana Torrellas

 

 Ana en ensayo 3

 

Producción………………………..La Carátula y Magari Studio

Ayudante de producción………………….Ana Pepi Nogueroles

 

Dramaturgia……………………………………..Antonio González

 

Música original…………….Héctor González y Jorge Gavaldá

 

Escenografía, Iluminación y

Dirección técnica………………………………Nazario González 

Construcción escenografía………………………..Vito dal Molin

                                                                                  Carlos Gallardo

                                                                                Roberto Daruich

 Técnico de escena…………………………………Carlos Gallardo

Cartel……………………………………………….Manolo Maciá

 

Vestuario………………………………………….Angie Álvarez

Atrezzo……………………………………………….La Carátula

Calzado………………………………………………..Barminton

                                                                                             Avda.Blasco Ibañes, 17

 

Ayudante de dirección………………………Juan Carlos Pumar

Dirección……………………………….Antonio González Beltrán

 

3 monólogos 3

Monólogos '09

Monólogos '09

 *************

Para todos los espectáculos propuestos

Contacto: Ana Pepi Nogueroles, producción. 

lacaratula2@hotmail.com

Teléfono: 965437094

Móvil: 635511519

o en este blog.

 

Sankara 

Captain Thomas Sankara, revolutionary leader of Burkina Faso between 1983-1987, when he was assassinated in a coup. por Pan-African News Wire File Photos.

 

Cultura Africana y La Casa de África

 
nos invitan el próximo 15 de octubre a celebrar el segundo encuentro por la memoria de Thomas Sankara.
 
      Documental, debate y música nos acompañarán a lo largo de la noche.
      La actuación de Boniface Ofogo, griot camerunés.
      Exposición de fotografías sobre Sankara.
      Concierto de Andrés Kaba y Madera de Cayuco.
De las 8:00 pm a las 9:30 pm.
En La Embajada, calle Embajadores, 29, metro Lavapies, de Madrid.
Y terminaremos con una cena africana.
Os esperamos.
 
 *Thomas Sankara fue Presidente de Burkina Faso de 1983 a 1987. Llevó a cabo durante su presidencia una reforma única en África promoviendo la transparencia política, la independencia económica, la educación, la sanidad, la igualdad de género, la ecología… Sus logros fueron también su sentencia de muerte. Los países vecinos sintiéndose amenazados por la popularidad de este joven milítar decidieron, con el apoyo de Francia, asesinarlo. 
 “Deseo que se conserve de mi la imagen de un hombre
que ha llevado una vida útil para todos”
 
 
 

Portada_marruecosAcabo de entregar la galeradas corregidas de mi traducción de “Cuentos y leyendas populares de Marruecos, recopilados en Marrakech por la Doctora Légey”.

Son cuentos maravillosos, de animales y leyendas hagiográficas de santos, especialmente de Sidi Bel Abbes, el patrón de Marrakech.

El libro salió el 26 noviembre, 

editado por Siruela.

y se presentó en la Llibreria Ali i Truc, de Elche el 21 de diciembre, con el madrinazgo de Ana Cristina Herreros, directora de la colección. Fue todo un éxito.

Aquí tenéis el

PRÓLOGO

de

Antonio González Beltrán

 

 

La lectura y traducción de este libro ha sido para mí recuperar con los cinco sentidos el Magrheb conocido e imaginar el desconocido. Es decir, un redescubrimiento de lo ya vivido por experiencias personales y profesionales, así como un acercamiento a lo que sólo había intuido.

Magrheb es una de esas palabras polisémicas, rica en matices, que nos puede hablar de una gran región, compuesta fundamentalmente por tres países: Túnez, Argelia y Marruecos, pero también es el nombre árabe de este último país, y, por último, así denominan los musulmanes a la oración de la tarde, la del atardecer. Porque en realidad, magrheb significa puesta de sol, poniente, occidente.

Pues, bien; en ese entorno geográfico del noroeste de África se van a desarrollar las acciones de estos noventa y tres cuentos, teniendo como epicentro la emblemática ciudad de Marrakech.

Marrakech es un paradigma para los cuenteros.

Uno se imagina la plaza de Jama el-Fna (1) en plena ebullición y eso quiere decir encontrar en esa misma plaza y al mismo tiempo a culebreros, magos del fuego o del agua, encantadores de serpientes, domadores de animales salvajes, curanderos, sacamuelas, danzantes, músicos, equilibristas… y, lo que más nos interesa, los “hlayqi”, los “arrauri”, los “alhakauati”, los “medeh”, los “bululah”, es decir, los cuenteros. ¿O podríamos decir juglares o bululús?

Cada uno de ellos ha ocupado un espacio para demostrar sus habilidades y así ganar unas monedas de los curiosos. Todos actúan simultáneamente tratando de conquistar al público del vecino. El griterío es ensordecedor. En medio de ese ambiente sonoro y visual, odorífico también, pues no sería raro que hubiera cerca un puesto de merguez o de pasteles o de turrón, y, naturalmente, táctil –el roce humano es inevitable e inevitado; en medio de esa algarabía, digo, llega el cuentero.

Llega apoyándose en un largo bastón y cubierto con su burnús. Elige el lugar y con su bastón dibuja un amplio círculo en la tierra, se coloca en el centro, hace la llamada: “En tiempos en que los ciegos cosían y donde los paralíticos saltaban por encima de las murallas…”, atrae la atención de los presentes e inicia su primer cuento. Empieza la halka: ese fenómeno escénico en el que un sólo actor narra la acción y actúa los personajes, rodeado por el público; se dirige a todos girando su mirada, su cuerpo y su voz en todas direcciones, porque no puede perder la atención de su público. El bastón y el burnús serán los únicos accesorios escénicos que utilizará este actor ambulante, cómico de la legua al fin, cuyas armas más eficaces son su voz y su gesto. El bastón se transformará en caballo, en catalejo, en espada, en la lanza milagrosa de Sidi Bel Abbes; lo utilizará para pinchar el burnús elevándolo y sujetando uno de sus picos para hacernos ver que ahí tenemos una jaima. El burnús le servirá para vestirse de vieja o de doncella, de chacal o de león, para fingir una nube o un jirón de cielo, una montaña o una cueva…

Y el público irá creciendo, hasta que nuestro maestro de la palabra decida que ha llegado el momento de pedir su paga. Ahí hará subir la tensión del cuento y en el momento álgido lo detendrá en mitad de la intriga… El auditorio, curioso, abonará su moneda para escuchar la continuación de la historia.

(1)   Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, intangible, dice la UNESCO, como “El Misterio de Elche”; esos dos nombramientos se produjeron en la misma fecha, el 18 de mayo de 2001, y fue la primera vez que se concedió esa denominación.

Y, si el cuento es largo, repetirá su estratagema alguna vez más, pues siempre hay público nuevo que acude entre dos oraciones, entre dos llamadas del almudín desde el minarete de la mezquita.

Quiero que recuerden el hecho de que nuestro cuentero tiene que ejercer su oficio en medio de un ruido difícil de vencer, y que atraer al público en medio de tanta oferta visual y sonora no es nada fácil. Sin embargo, el dominio de las inflexiones de su voz, la maestría con la que maneja sus pausas, sus intenciones, sus miradas y sus gestos, hacen que su auditorio permanezca atento y, sobre todo, que le compensen con las necesarias monedas para seguir su camino. Algunos, incluso, se acompañan de instrumentos musicales e introducen cantos, siempre con la intención de ser más atractivos que los otros.

Pero, ahora, dejen ese bullicio, trasládense a la corte del Sultán y asistan con él y su familia a una sesión de cuentos realizada por una vieja esclava, por una cherifa o por un almudín, mientras se toman un oloroso té con menta.

Esperen a que se vayan a dormir los personajes principales y bajen luego a las cocinas. Allí se encontrarán a las mujeres de la servidumbre de palacio, comiendo esos pastelitos rebozados de miel tan sabrosos, y quizás una mendiga ciega, a la que hayan dado cobijo esa noche como huésped de Alá, inicie la narración de una historia escuchada por las plazas y los caminos recorridos o en otras cocinas donde le ofrecieran una harira y un cuento.

Los ambientes serán distintos, pero el encanto de los cuentos será siempre el mismo, lleno de la magia sustentada en el imaginario colectivo de ese pueblo, cuya cultura está basada en la oralidad.

En este caso, cultura oral no es antagónica de cultura letrada, bien al contrario. Los países musulmanes tienen un profundo conocimiento de la lengua clásica árabe, aunque sólo sea por la obligación de acudir desde niños a las escuelas coránicas. Naturalmente, la lengua oral es la coloquial, dialectal, con la que se expresan habitualmente y con la que transmiten los cuentos.

La doctora Léger recopiló de boca de estos narradores y narradoras, directamente, en la Plaza Jama el-Fna, en sus visitas médicas o en su propia consulta, noventa y tres cuentos, que organiza en tres series: Cuentos maravillosos, con muchos ogros y ogresas, pero donde uno puede encontrar versiones locales de la Cenicienta, Piel de Asno, Blancanieves o el Principe Lagarto. Cuentos de animales, que funcionan como nuestras fábulas tradicionales, donde, naturalmente, los animales nos representan. Y, por último, leyendas hagiográficas, la mayoría dedicadas a la vida y milagros del santo patrón de Marrakech, Sidi Bel Abbes, que es capaz de enviar a un pecador hasta el Cairo de un puntapié o de transformarse en pájaro para salvar a un devoto.

Françoise Léger llega a Marruecos como funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores francés, para permanecer luego como médico de la Assistance publique, y es gracias a este nuevo cometido que tiene la oportunidad de penetrar en todos los medios, lo que le permitirá llevar a cabo una encuesta sobre la tradición oral y el floclore popular norteafricano. Baste citar, como ejemplo de su interés por el patrimonio cultural del pueblo marroquí, su Essai de floclore marrocain (2) y, naturalmente el libro que nos ocupa.

Ya llevaba viviendo en Marrakech quince años, cuando nuestra recopiladora publicó su libro Contes et légendes populaires receuillis à Marrakech (3) lo que le permitió almacenar una importante información sobre los temas que le interesaban.

      (2)París, Paul Genthnet, 1926, in 8º.

       (3) París, Editions Ernest Leroux, 1926, in 8º.

      Los resultados son muy ricos y nos amplían el panorama de los cuentos tradicionales, al tiempo que nos demuestran, una vez más, que lo más autóctono de un lugar puede aparecer también como originario en cualquier punto del planeta. En este caso, claro, la cercanía geográfica y cultural es tan grande que no es extraña la repetida coincidencia en temas, estructuras y desarrollos con la cuentística europea. Bástenos recordar, como cita obligada, el origen oriental de nuestros cuentos: el Calila e Dimna, Mahabarata y tantas otras colecciones que nos legaron.

       El trasiego oral, la itinerancia viajera de los cuentos es tan evidente que ya no hay que dar más explicaciones a estas alturas sobre la contaminación, siempre positiva, de las tradiciones. El mismo cuento, con sus variantes locales, puede aparecer en continentes muy lejanos, no digamos de los más cercanos.

        Personalmente, desde mi perspectiva de cuentero y de filólogo, estos cuentos me han transportado, por un lado, a las primigenias técnicas de la cuentería, y, por otro, a la búsqueda del lenguaje puro y certero del narrador tradicional; pero, como decía al principio, sobre todo a la impregnación ambiental, al reencuentro con los sabores y olores de mi Argelia natal: el cuscús, el zeitún, la harira, el jobs

         Fue particularmente muy emotivo para mi saber que el nombre de mi ciudad natal, Sidi Bel Abbes, en Argelia, correspondía al del santo patrón de Marrakech, en Marruecos. Aquella Argelia que acogió a mis padres, exiliados republicanos, y donde yo aprendí de manera empírica el oficio de actor, y, por ende, de cuentero, gracias al arte de cómicos de la legua que ejerció mi familia durante largos años en aquella parte del Magrheb.

¡Que Sidi Bel Abbes proteja este libro! Hinchalá.